18 | 12 | 2017

Entrevista de El Comunista al camarada Ástor García, miembro del Comité Ejecutivo del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España

Camarada Ástor, estamos en víspera del X Congreso del PCPE, ¿cuál es la agenda de debate, y las principales tesis colocadas al escrutinio de la militancia?

Este Congreso tiene como objetivo fundamental profundizar en la línea marcada por el IX Congreso, que celebramos en diciembre de 2010, clarificando aspectos que en aquel momento tuvieron un menor desarrollo, o simplemente se apuntaron, y afinando otros sobre los que la experiencia práctica de los últimos cinco años y medio nos ha ofrecido valiosas enseñanzas.

Estamos discutiendo tres tesis y la reforma de los estatutos. En la primera tesis abordamos el marco internacional de la lucha de clases, en la segunda nos centramos en la situación en España y en la tercer abordamos el reto de reforzar al PCPE en todas las facetas para que pueda cumplir adecuadamente con el papel de partido de vanguardia de la clase obrera de nuestro país.

Una de las claves está en lo que denominamos el giro obrero, es decir, colocar a la clase obrera en el centro de la estrategia política, unificar y sistematizar el trabajo de nuestra militancia entre la clase obrera, especialmente en los centros de trabajo y en las grandes concentraciones industriales, donde la organización comunista debe hacerse presente, donde aspiramos a organizar células de empresa. Estamos en condiciones de empezar a cerrar la nefasta etapa que, para el comunismo español, abrió el Comité Central del PCE celebrado en Roma en 1976, que desmanteló las células de empresa e implantó las agrupaciones, lo que no fue sino la expresión en lo organizativo del revisionismo eurocomunista.

También es importante destacar que una parte de los debates se están dedicando a nuestro trabajo de masas, entendiendo que el Partido tiene que implicarse a fondo en la lucha de las masas obreras y populares, que para cada sector social hay que definir una táctica adecuada de intervención y que el trabajo del Partido debe desarrollarse con una línea única que se tendrá que aplicar creativamente en cada lugar según las condiciones específicas de la lucha.

El reto que se ha marcado el PCPE, que no es otro que el derrocamiento del poder burgués y el establecimiento del poder obrero, de empezar a construir el socialismo-comunismo, nos obliga en este momento particular a profundizar con rapidez en nuestra unidad política, organizativa e ideológica. Esto se tiene que hacer sobre la base del centralismo democrático, dando nuevos pasos en el fortalecimiento del trabajo del Comité Central, haciéndolo más bolchevique, si me permites la expresión, más profesional en el sentido leninista, superando definitivamente todo resquicio de trabajo artesanal y todo espíritu de círculo. Ahí reside la idea central de este X Congreso, lo que marca los debates. No podemos permitirnos el lujo de demorar estas tareas ni dar pasos atrás, ello sería sumamente grave para la lucha de la clase obrera en nuestro país.

Es muy claro que hay un proceso ascendente del PCPE, y es evidente que ello se debe al salto que significaron las tesis políticas del IX Congreso. ¿Puedes recapitular cual viene siendo el accionar político del PCPE hasta éste nuevo Congreso?

Efectivamente, el IX Congreso supuso un avance importantísimo, casi diría histórico. Ello porque definió con nitidez la apuesta estratégica por el socialismo-comunismo, sin etapas previas o intermedias entre el poder burgués y el poder obrero. Dijimos entonces, y lo mantenemos, que la revolución en España será socialista. Esto conllevaba, consecuentemente, reformular la política de alianzas, superando la estrecha concepción de los pactos entre organizaciones políticas para abrir la perspectiva de la alianza social entre la clase obrera y los sectores populares. Esta formulación ahora la estamos completando y dándole más contenido, diferenciando por ejemplo cómo ha de ser nuestro trabajo en condiciones no revolucionarias y cómo deberíamos estar en condiciones de llegar a la crisis revolucionaria.

En esa alianza social es la clase obrera la que tiene el papel central, y para avanzar en la unidad de la clase, desde los centros de trabajo principalmente, tenemos que desarrollar rápidamente la apuesta estratégica que son los Comités para la Unidad Obrera (CUO), y ello combinado con la intervención directa de los y las comunistas en las principales luchas obreras.

Por otra parte, el IX Congreso también nos permitió fortalecer la lucha ideológica, desarrollar más nuestra independencia de las posiciones ideológicas, no sólo, por ejemplo, para una defensa más completa de las experiencias de construcción socialista en la URSS y otros países, sino también para afrontar fenómenos como el 15M desde una perspectiva clasista o para aportar a debates que hoy son fundamentales para el Movimiento Comunista Internacional, como la cuestión de la multipolaridad o la posición frente a las alianzas interesatatales imperialistas.

Tras el IX Congreso quedó claro para todo el mundo cuál es el objetivo estratégico del PCPE: el derrocamiento del poder burgués por la clase obrera y sus aliados, la construcción del poder obrero y popular y la organización de un Estado socialista en España.

Nosotros, desde México, tenemos alta estima por el aporte político-ideológico que significó el IX Congreso, y es evidente que esa teoría revolucionaria es el marco del desarrollo contemporáneo del PCPE, queremos reconocer su contribución a la teoría comunista, que permite conectar al comunismo con la clase obrera. ¿Puedes hacer un recuento de las luchas obreras en que han intervenido los comunistas con esta nueva política?

En los últimos años ha habido en España cientos de luchas obreras, de dimensión e impacto diverso, pero en las que siempre hemos estado implicados, peleando por elevar la conciencia de la clase y el nivel de la lucha.

Para ejemplificar, puedo situar el caso de la lucha minera en las zonas de Asturias y León, donde nuestra militancia ha jugado un papel dirigente en algunas empresas como la Coto Minero del Cantábrico (en Asturias) y la Hullera Vasco-Leones (en León), entre otras. Fruto de esas luchas, fundamentalmente por la defensa de los puestos de trabajo en el sector, hoy contamos con dos concejales comunistas en el Ayuntamiento de Degaña y el prestigio del Partido entre la clase obrera y la población de las comarcas mineras ha aumentado mucho.

Pongo este ejemplo porque quizás sea el más ilustrativo, pero ha habido muchas luchas más en las hemos estado implicados, como el transporte en Alicante, Coca-Cola en Madrid, Supermercados Maya en Canarias, Panrico en Cataluña, los sectores de hostelería y limpieza en Andalucía, Laminaciones Arregi en el País Vasco... de hecho en 2014 realizamos en Madrid un importante mitin obrero el título “Unir las luchas para organizar victorias” en el que reunimos a centenares de personas, y que sirvió como expresión de ese giro obrero que comentaba antes que nos hace centra el foco de nuestra actividad en la lucha de la clase obrera.

¿En que otros sectores populares se viene articulando el PCPE?

Antes te comentaba que en el IX Congreso superamos la vieja concepción de las alianzas como alianzas políticas, lo que llamábamos el Frente de Izquierdas. Desde entonces concebimos las alianzas como alianzas de la clase obrera en la lucha por el poder y la construcción del socialismo-comunismo en España. Esa política de alianzas se dirige a sectores populares en función de la posición que ocupan en la producción social, en función de su grado de antagonismo con los monopolios.

Por tanto, y partiendo de la absoluta prioridad del movimiento obrero, el Partido trabaja para conformar una alianza social entre nuestra clase obrera y los sectores populares que conforman los trabajadores y trabajadoras del campo, los amplios sectores de profesionales y trabajadores autónomos que conforman las capas medias y los sectores más débiles de la pequeña burguesía. También, y ello por su especial posición en la sociedad capitalista, nos dirigimos a las mujeres y a la juventud trabajadora y de extracción popular, cuyo concurso en la lucha es imprescindible para poder triunfar.

Bajo dirección obrera, esos sectores deben forjar una alianza social enfrentada al poder capitalista, avanzando en la conformación de un frente obrero y popular que se sitúe, en condiciones revolucionarias, en condiciones de disputar el poder al bloque oligárquico – burgués que lo ostenta, en condiciones de derrotar a las fuerzas capitalistas e instaurar el poder obrero y popular.

Un ejemplo reciente y exitoso de esa línea de trabajo es la constitución del Frente de Estudiantes, con un papel muy importante de la militancia estudiantil de los Colectivos de Jóvenes Comunistas, que han estado al frente de la lucha en numerosos centros de estudio y han protagonizado sendas huelgas estudiantiles en marzo y abril pasados. Esa es la pauta, estamos sentando las bases para que en el próximo período sea posible fortalecer la organización y la combatividad de todos los sectores sociales que objetivamente están interesados en una alianza con la clase obrera en una línea antimonopolista.

Apreciamos también un fortalecimiento de los CJC, expresado además en su último Congreso; ¿cómo contribuyen los jóvenes comunistas al fortalecimiento del PCPE?

Ciertamente, los CJC han crecido exponencialmente en los últimos años, no sólo en lo cuantitativo, sino sobre todo en lo cualitativo, desarrollando un buen trabajo de masas, especialmente en el ámbito estudiantil que ya he comentado. Los CJC son una magnífica cantera de cuadros comunistas que tienen una destacable firmeza político-ideológica, lo que ha permitido mantener y desarrollar una organización juvenil que no se deja engañar a pesar de que la juventud de nuestro país está siendo víctima de una fortísima campaña ideológica, vehiculizada a través de la nueva socialdemocracia y el oportunismo (el 15M, Podemos, etc.), que pretende alejarla de la lucha social e incorporarla al sistema.

Quiero destacar también el fuerte impulso que los CJC han tomado en el trabajo internacional en los últimos años, multiplicando su capacidad y su intervención, afianzando su trabajo en Europa y en el marco de la Federación Mundial de la Juventud Democrática, pero también cooperando más estrechamente con otras organizaciones hermanas, como la FJC.

Fruto de un trabajo de años, podemos decir que los CJC garantizan la promoción de cuadros al Partido, que son una vía de crecimiento importante para el PCPE y que ofrecen cuadros formados en el marxismo-leninismo y con experiencia de lucha que el Partido tiene que aprovechar.

El PCPE es un ejemplo de cómo afrontar al oportunismo/revisionismo/reformismo al remontar un proceso tan disolvente como el eurocomunismo; Además de estar conformándose como una opción para el proletariado español, el PCPE es un eslabón importante del movimiento comunista internacional. ¿Cómo aprecian sucintamente la situación internacional?

Desde nuestro punto de vista la situación es muy grave. Desde el triunfo de la contrarrevolución en los países socialistas europeos, con la URSS a la cabeza, la situación de la clase obrera internacional no ha dejado de empeorar. El imperialismo está configurando un mundo caracterizado por una creciente interdependencia económica desigual entre países, donde el grado de explotación de la clase obrera se está elevando dramáticamente y la agudización de las contradicciones interimperialistas multiplica el peligro de una guerra generalizada.

Quiero expresamente señalar que uno de los asuntos que estamos discutiendo en el proceso congresual es precisamente cómo los y las comunistas podemos aprovechar, en beneficio de la lucha revolucionaria, esas contradicciones entre las potencias y las alianzas imperialistas. No es un debate sólo nuestro, se está dando en el conjunto del Movimiento Comunista Internacional y es esencial. Lamentablemente, estamos viendo cómo una parte de nuestro movimiento está cayendo en la trampa de pensar que unas potencias imperialistas son mejores que otras o, dicho de otra forma, son “un mal menor”. Para nosotros, ese análisis conduce invariablemente, si me permites el paralelismo, a la firma de nuevos créditos de guerra, a convertirse en el vagón de cola de la socialdemocracia, nueva y vieja.

Coincidimos plenamente con otros Partidos como el PCM en la importancia del combate político e ideológico contra las posiciones revisionistas y en la necesidad del fortalecimiento del frente ideológico contra todo tipo de oportunismo, que para nosotros debe ser una constante de todo Partido Comunista.

¿Cuáles son las prioridades del PCPE en el movimiento comunista internacional?

En el escenario que acabo de describir, cobra más fuerza todavía una idea que nosotros hemos defendido siempre y que nos parece básica: la necesidad de una mayor coordinación comunista internacional. Nosotros nunca hemos ocultado que nuestro horizonte estratégico en el ámbito internacional es la recuperación de la Internacional Comunista, porque la tendencia del imperialismo a la reacción puede variar en sus expresiones de un país a otro, pero los elementos esenciales que caracterizan el ataque contra la clase obrera y los sectores populares están presentes en el entorno de toda organización comunista.

Pero para poder recuperar la Internacional, primero hay que dar una serie de pasos, y es esencial proceder a la unificación ideológica y política del MCI sobre las bases del marxismo-leninismo, peleando duro para que los debates en el MCI vayan encaminados a obtener una posición que sea lo más unificada posible ante fenómenos que son de importancia crucial para la clase obrera mundial, tales como la caracterización del imperialismo como sistema, y no como política exterior de una u otra potencia, las contradicciones interimperialistas y la guerra, la política de alianzas y la vía revolucionaria como vía para la toma del poder político por la clase obrera.

Concretamente, en cuanto a los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO), para nosotros siguen siendo un espacio de suma importancia para poder encarrilar algunos debates, pero hace falta un calendario definido y poner fin a ciertas prácticas dilatorias que no ayudan en absoluto.

Pero los EIPCO no son nuestro único ámbito de actuación internacional y somos muy partidarios de potenciar al máximo otros mecanismos que ya existen, a nivel ideológico (la Revista Comunista Internacional), y a nivel regional europeo (la Iniciativa Europea de Partidos Comunistas y Obreros y el Encuentro Europeo de Partidos Comunistas y Obreros). También estamos seguros de que sería muy positivo si en otros ámbitos regionales, como América, surgieran dinámicas similares, que sin duda ayudarían a tener una mayor profundización en los debates y en la actividad conjunta.

Y tampoco olvidamos la cooperación a nivel bilateral, que nos está dando muy buenos resultados y en la que estamos avanzando mucho con algunos partidos que, por razones históricas, geográficas y políticas están más próximos a la experiencia de los y las comunistas de España, como es el PCM, con quien compartimos muchas cosas a nivel internacional.

¿Cómo evalúan la Revista Comunista Internacional?

El nacimiento de la Revista ha sido un hito en el desarrollo del Movimiento Comunista Internacional en los últimos años. Por primera vez desde que nacieran los Encuentros de Partidos Comunistas y Obreros, varios partidos dan un paso adelante para poner en común aspectos político-ideológicos de gran trascendencia para el movimiento comunista y obrero. Y además lo hacen desde un punto de vista del marxismo-leninismo y el internacionalismo proletario.

El PCPE, a través de nuestra revista Propuesta Comunista, participa en la Revista Comunista Internacional desde su mismo nacimiento y está firmemente comprometido en su divulgación. Cada número de la Revista ha contado con una elaboración de cuadros de nuestro Partido y en España se han editado y difundido los seis números publicados hasta la fecha.

Para la militancia de nuestro Partido resulta de gran utilidad conocer las elaboraciones que anualmente se publican en la Revista, que constituyen un importante material de estudio y contribuyen al desarrollo del marxismo-leninismo y a la definición de una táctica y una estrategia revolucionaria contemporáneas. Además, la Revista Comunista Internacional juega un importante papel en la lucha ideológica en nuestros respectivos países y también a escala internacional, confrontando abiertamente con las posiciones oportunistas de ayer y de hoy.

En el momento actual el Área Ideológica de nuestro Comité Central trabaja ya en la preparación de nuestra contribución al próximo número de la Revista, dedicado, como sabéis, al 100 Aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917. Consideramos que el próximo número será de gran importancia para el movimiento comunista internacional.

Háblanos de la cotidianidad del comunista en España, que se estudia, ¿cómo se da la formación de cuadros y la especialización para los frentes y áreas de trabajo?

De la planificación del trabajo formativo e ideológico del Partido se encarga el Área Ideológica de nuestro Comité Central, cuyo responsable es el camarada Raúl Martínez. Desde el 9º Congreso hasta la fecha se ha desarrollado un importante esfuerzo en este ámbito. El PCPE se ha dotado de un Sistema de Escuelas de formación por niveles, agrupando a nuestras organizaciones territoriales en cuatro Escuelas que realizan un curso anual que aborda el estudio de diferentes aspectos del marxismo-leninismo y también otras temáticas necesarias en función del momento y de las prioridades en lucha marcadas por el Comité Central. Tras el desarrollo de esos cursos territoriales, cada organización debe bajar esos contenidos a su ámbito de actuación, poniendo los materiales de estudio a disposición de las células.

A su vez, se desarrolla también un curso anual de la Escuela de Cuadros del Partido, empleando para ello unidades didácticas dedicadas al estudio profundo del marxismo-leninismo. En esos cursos participan los camaradas que han sido nombrados cuadros del Partido, con un programa de lecturas que se desarrolla a lo largo de varios meses apoyados por un sistema de tutorías organizadas por el Área Ideológica, finalizando el curso con una serie de ponencias presenciales en las que se reúnen los cuadros de todo el país que han realizado el curso.

En los últimos tiempos, ya en el marco de la lucha político-ideológica, se han impulsado elaboraciones específicas para fortalecer el frente ideológico. Por ejemplo, ante el surgimiento de Podemos, se impulsó la elaboración de una serie de artículos específicos, a cargo de varios cuadros del Partido, dirigidos a analizar el fenómeno de la nueva socialdemocracia. Esos artículos se publicaron en la serie “Combatiendo a la nueva socialdemocracia” y posteriormente fueron recopilados en un número específico de Propuesta Comunista, que también contribuye a la formación de nuestra militancia y al desarrollo de la lucha ideológica.

Otro reto que hemos abordado en los últimos tiempos, y que era una tarea pendiente, es el trabajo editorial del Partido. Durante este mandato congresual hemos editado, conjuntamente con los CJC, los dos primeros tomos de las Obras Completas de Stalin, agotadas en España; además de otras publicaciones específicas, se ha puesto en marcha la Editorial Unidad y Lucha, que publicó el pasado año el libro “Los comunistas en la resistencia nacional republicana” de nuestro histórico camarada Juan Ambou, que residió los últimos años de su vida en México.

El trabajo y la lucha ideológica es una prioridad para el PCPE En un país donde tanto daño hicieran las posiciones del revisionismo eurocomunista es imprescindible poner en pie una sólida formación marxista-leninista. Como señaló en su día Lenin, sin teoría revolucionaria no puede haber una práctica revolucionaria.

En el PCM sentimos un afecto muy grande por el PCPE, una fraternidad inmensa, ¿algunas palabras que quieras dirigir a los militantes del PCM y la FJC?

Camarada, el sentimiento es mutuo. Seguimos con mucha atención el desarrollo del PCM y de la FJC y estamos muy orgullosos de la fraternidad que hay entre nosotros, que además queremos seguir profundizando aún más. Los ataques que habéis recibido los hemos considerado como ataques a nosotros mismos, y los avances de vuestro Partido nos ayudan también a nosotros a avanzar. Cada día nos demostráis que la hermandad, la solidaridad y el internacionalismo no son retórica entre los comunistas mexicanos y españoles.

Muchas gracias camarada Ástor.

@comunistamexico
La red comunista

El Comunista

 Federación de Jóvenes Comunistas

PCM FB
Noticia del canal electrónico no encontrada