22 | 10 | 2017

BURÓ LABORAL, UN NUEVO TRAJE PARA LAS LISTAS NEGRAS.

Alejandro Aguilar García*

“Poner en el índice” es un mecanismo antiquísimo de la clase patronal en contra de los trabajadores que han sido “incómodos”; aunque en general se argumenta que se separan al trabajador por “ineficaz” o improductivo la realidad indica otra cosa. Las famosas “listas negras” sirven a los empleadores entre ellos para prevenirse de los trabajadores que afectan los intereses de la patronal en los casos de las demandas laborales.

Si bien en el México contemporáneo las autoridades han dicho combatir las dichosas “listas negras” en la práctica son cómplices, a veces de manera pasiva y en otras de manera participativa. Fue en el año 2002 cuando la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (CANACINTRA) emprendió dar a conocer un listado de trabajadores que estaban promoviendo los movimientos laborales. En ese año la CANACINTRA buscó los medios para crear un “buró de empleo” que no era otra cosa que boletinar a estos trabajadores y por consiguiente ponerlos en las “listas negras” y para que no fueran contratados en ninguna otra empresa.

Buró Laboral México, S.C. se asienta con domicilio en Calle Cilia 122 Col. Vista Alegre, C.P. 76090 en Querétaro, Querétaro. Buró laboral México se asume como un servicio de sistema de información que permite a las empresas conocer el historial de los candidatos a cubrir sus plazas, esto a través de datos que se recaban de los boletines publicados en las juntas de conciliación y arbitraje local y federal.

Provee un análisis del “comportamiento laboral” de los candidatos a cubrir una plaza, integrando información que muestra el historial laboral de una persona, detallando demandas laborales que ha tenido a lo largo de su experiencia profesional, así como referencias laborales digitales las cuales conforman su expediente laboral, basados en la trayectoria de cada individuo en particular, señala en su portal. Se destaca que, previene posibles fraudes y demandas laborales evitando que se haga de la demanda laboral un “gran negocio”.

Buró Laboral México tiene por inscripción un costo de 10 mil pesos para las empresas, y para una consulta ordinaria solicitan 1,500 pesos. Aún cuando operan a todas luces en la ilegalidad han diseñado su propia nomenclatura para brindar su servicio y evadir lo señalado en la misma Ley Federal del Trabajo en cuanto a “poner en el índice”:

Artículo 133.- Queda prohibido a los patrones o a sus representantes: (…)

IX- Emplear el sistema de poner en el índice a los trabajadores que se separen o sean separados del trabajo para que no se les vuelva a dar ocupación.

Ostentan sus servicios de manera totalmente legal, la normativa de Buró Laboral México se rige, según argumentan, respetando lo estipulado en los artículos 5to (ejercicio de libre profesión) y 6to constitucional (libre manifestación de ideas), mencionan que su servicio es únicamente de carácter informativo. Usan la denominada “referencia laboral” el cual es un “comentario” que hacen las empresas acerca del comportamiento de los colaboradores (trabajadores, empleados) durante su instancia laboral. Esta denominación de referencia laboral es para la selección y reclutamiento a través de su sistema en línea que es consultado de forma digital.

Dichas referencias laborales son proporcionadas por su “sistema previamente establecida” de sistema digital, que mencionan, es revisado por un “equipo legal” que documenta un expediente del candidato a emplear. Del cómo califica la conducta del colaborador, Buró Laboral México proporciona a las empresas el historial de la persona ha través de su trayectoria laboral. Dicha trayectoria laboral no es más que una documentación de la publicación que emiten las juntas de conciliación y arbitraje local y federal, los boletines laborales son los que se disponen digitalmente en las páginas de la Secretaría del Trabajo, la cual es capturada en línea por el mismo Buro Laboral México.

Aunque soslayan que el sistema de consulta en línea de Buró Laboral México no es parte de boletinar a ningún trabajador, es evidente que como “servicio” se señala a los trabajadores con algún historial en las juntas de conciliación y arbitraje, así mismo indican:

“NO PIERDAS MÁS JUICIOS LABORALES POR REBELDÍA, CONTRATA NUESTRA HERRAMIENTA DE SEGUIMIENTO ESPECIAL DONDE TE NOTIFICAREMOS SEMANALMENTE LOS JUICIOS LABORALES EN CONTRA DE TU EMPRESA”.

Por otra parte, proponen crear lo que ellos denominan “Comunidad Laboral México”, plataforma virtual donde se plantean crear una línea de comunicación empresarial directa, en donde las empresas pueden compartir “referencias laborales” entre ellas. Pero independientemente del número de empresas que consulten Buró Laboral México o si sea un referente serio de consulta para la clase patronal, evidencia la falta de regulación por parte de las autoridades laborales para estas prácticas en contra de los trabajadores que han buscado hacer valer sus derechos más básicos, y al mismo tiempo, se demuestra que la clase patronal y agentes pro-patronales, como abogados o líderes charros, buscan constantemente herramientas para obstaculizar la lucha legítima de los trabajadores con las denominadas “listas negras”, y que indudablemente seguirán siendo una constante.

No existe por tanto mecanismo formal para detener dicha práctica patronal, tampoco es evadir o eliminar esto en estos tiempos que implicaría hacer una lucha ingenua, la tarea que incumbe por tanto a los trabajadores ante ello es que como clase en su conjunto, toda organizada, se adscriba organizada en dichas listas negras.

*Coordinador del Observatorio Laboral de las Altas Montañas.

@comunistamexico
La red comunista

El Comunista

 Federación de Jóvenes Comunistas

PCM FB
Noticia del canal electrónico no encontrada